La pérdida auditiva en menores

niño-y-niña-campo

Que un menor sufra de pérdida auditiva es una situación que debemos tener muy en cuenta. La pérdida auditiva en menores dificulta la interacción social y el desarrollo de quienes la padecen, y es que todos los sentidos son fundamentales para percibir y entender nuestro entorno. Entre ellos, uno de los más importantes es el del oído, pues a través de él se facilita la comunicación, razón por la cual es fundamental en el desarrollo de las etapas del lenguaje.

Consecuencias de la pérdida auditiva en niños

La consecuencia más evidente de la hipoacusia en los niños se manifiesta a través del lenguaje. El mismo posibilita las relaciones ya que en él se encuentran los significados compartidos de la sociedad.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), más del 60% de los casos de hipoacusia en los niños es posible prevenirlos y aliviarlos notablemente.

De acuerdo con La Asociación Americana del Habla, Lenguaje y Audición, otras de las consecuencias de la hipoacusia, que se dan en el desarrollo de las destrezas de comunicación, el habla y lenguaje, son: 

pérdida-auditiva -en -menores

La pérdida auditiva en niños tiene efectos negativos en su desarrollo intelectual si no es tratada adecuadamente

  • La deficiencia de lenguaje dificulta el aprendizaje y, como resultado, disminuye el rendimiento escolar
  • En ocasiones puede generar aislamiento social y escasa autoestima debido a las dificultades de comunicación
  • Podría interferir en las decisiones profesionales como consecuencia del rendimiento académico deficiente

La pérdida auditiva en niños y su desarrollo

La pérdida auditiva en menores tiene efectos generales en el desarrollo intelectual de los niños. A continuación, vamos a describir como identificarlos claramente.

El vocabulario

Los infantes que presentan pérdida de audición establecen con más lentitud el vocabulario. Sin embargo aprenden con mayor destreza palabras concretas como saltar, rojo, gato y cinco, a diferencia de las abstractas, como antes, celoso, igual a y después. Sucede lo mismo con las funcionales como un, de, él y qué.

Por otra parte, la diferencia en el vocabulario de los niños con capacidades auditivas normales y los que tienen problemas de audición aumenta con la edad.

La salud auditiva de nuestros menores es mucho más importante durante su desarrollo

A los niños con pérdida auditiva se les dificulta entender palabras con múltiples significados. Por ejemplo, la palabra banco puede significar un lugar para sentarnos o un lugar donde guardamos dinero.

Por lo tanto, deben ser diagnosticados y tratados por profesionales de la audición para paliar en medida de lo posible dicha pérdida auditiva.

La estructura de las oraciones

Los niños con pérdida auditiva comprenden y, por lo tanto, construyen oraciones más cortas y simples que los niños con audición normal. Es por ello que con frecuencia, también presentan dificultad en entender y escribir oraciones compuestas, como las que contienen oraciones subordinadas relativas (“El chófer, que nos llevará al parque, viene en camino) u oraciones en voz pasiva (“Los aperitivos fueron comprados por los representantes”).

El habla

A menudo, los sonidos del habla, como “s”, “f ”, “t” y “k”, no son oídos por los niños con pérdida auditiva, por ende no los incluyen al hablar. Como consecuencia, podría ser complicado entender lo que expresan al hablar estos niños con pérdida auditiva en menores.

De la misma manera, es probable que los niños con pérdida auditiva no escuchen su propia voz al hablar. Por lo tanto, tienden a hablar muy alto o muy bajo.

Problemas en la interacción social

Es común que los niños con pérdida auditiva manifiesten sentirse solitarios, sin amigos y excluidos en la escuela, especialmente si hay poca o nula posibilidad de socializar con otros niños con su misma condición. 

Desarrollo del lenguaje en el menor con problemas de audición

Una de las capacidades que diferencia al ser humano de los animales es la de poder expresar los pensamientos, deseos y emociones a través de las palabras o de signos compartidos.

Este proceso de reconocimiento en los individuos que empiezan a formar parte de dicho entorno, especialmente en los primeros 3 años de vida, se entiende como etapas del desarrollo del lenguaje.

Durante el desarrollo del lenguaje de nuestros menores su audición es vital

Dichas etapas son evidencia para los profesionales de la salud auditiva, con la que determinan si el niño cumple con el desarrollo normal del lenguaje, o al contrario. En ocasiones, los niños que no alcanzan estas etapas es debido a que padecen de cierto grado de pérdida auditiva en menores.

Es posible identificar la pérdida auditiva en menores en las distintas etapas de desarrollo siguiendo las siguientes normas:

Etapa prelingüística (de 0 a 12 meses)

  • Recién nacido hasta los 3 meses: en esta etapa reconoce la voz de los padres y se calma al oírla. Si está tomando pecho o biberón y para cuando escucha un sonido, esto significa que los percibe. Otra de los signos de esta etapa es cuando comienzan a balbucear, murmurar o emitir sonidos 
  • De 4 a 6 meses: El bebé responde a los cambios en el tono de voz de sus padres, reconoce los objetos que emiten sonidos y balbucea con distintos tonos según su estado de ánimo
  • De 7 meses a 1 año: Entiende las palabras comunes y sencillas, por ejemplo, “mamá”, “papá” y “zumo”. Se comunica con gestos y aparecen las protoconversaciones, como las protoimperativas cuando el niño quiere algo y lo expresa con gestos y la mirada; y las protodeclarativas, cuando expresa un sentimiento. Al primer año el niño suele decir una o dos palabras como “mamá”, “papá”, ‘’sí’’, “no” y “adiós”

Etapa lingüística (a partir de 12 meses)

  • De 1 a 2 años: el niño conoce varias partes del cuerpo y puede indicarlas cuando se le pregunta. Sigue órdenes simples y las comprende. Disfruta de canciones, ritmos y cuentos. Junta dos o más palabras y formula preguntas sencillas como ‘’¿dónde está? o ‘’¿tú vas?’’

Etapa de las primeras frases (de 2 a 6 años)

  • De 2 a 3 años: el infante emplea palabras para expresarse. Incluye los sonidos de la ‘’s’’ , ‘’f’’ y ‘’g’’. Reconoce y nombra los objetos para pedirlos 
  • De 3 a 4 años: empieza a contestar cuando le preguntan, “¿quién?”, “¿qué?”, “¿dónde?” y “¿por qué?”. Comenta y explica sobre lo que hace en la escuela. Emplea oraciones con cuatro o más palabras 
  • De 4 a 6 años: se mantiene atento en los cuentos cortos y contesta a preguntas simples sobre ellos. Usa oraciones con más de cuatro palabras e incluye detalles, escucha y entiende la mayoría de lo que se dice en casa o en la escuela

Señales de pérdida auditiva en niños

Las dificultades auditivas pueden ser detectadas y diagnosticadas por medio de las siguientes señales: 

  • Dolor de oído
  • Supuración
  • El niño no responde a la llamada de sus padres
  • Aumento o disminución del tono de voz
  • Necesidad de subir el volumen o acercarse al televisor. Retraso en el desarrollo del habla
  • Mala pronunciación
  • Bajo rendimiento escolar
  • Inclinación de la cabeza hacia un lado constante

Detectar precozmente la pérdida auditiva en menores ayuda a evitar problemas en el futuro. Es por ello que siempre debemos incluir la adaptación de prótesis auditivas que permitan atenuar el impacto de la deficiencia auditiva del niño en su desarrollo, no solo escolar, sino también social y familiar.

Suscríbete al newsletter para estar al tanto de nuestras novedades

¿Te ha sido útil esta información?  Déjanos un comentario 👇 

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 4.5 / 5. Recuento de votos: 2

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Comparte este artículo para que podamos seguir haciendo contenido interesante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba