Síntomas y problemas de la hipoacusia

hombre-solo-hipoacusia

Los problemas de audición suponen para quien lo padece una separación con el mundo que le rodea, haciéndoles más vulnerables e infelices, además de dificultar la comunicación con las personas de su entorno. El término médico empleado que hace referencia a la disminución de la capacidad auditiva es hipoacusia, comúnmente denominado sordera.

¿Qué es la hipoacusia?

Cuando decimos que alguien padece de hipoacusia significa que presenta dificultad al percibir ciertos sonidos, razón por la cual disminuye notablemente su calidad de vida. Algunos problemas relacionados con la hipoacusia pueden superarse si es tratada a tiempo.

Los síntomas de la hipoacusia afectan a la vida de las personas que la padecen en distintos ámbitos, provocando a su vez diversos problemas que con el tratamiento adecuado se puede disminuir, o incluso revertir, según el tipo de hipoacusia. 

Síntomas de la hipoacusia

Saber identificar los síntomas de la hipoacusia puede ayudar a la prevención, aún más, cuando se trata de niños. Algunos de ellos son:

  • Pérdida de audición en un solo oído
  • Anomalías neurológicas:  dificultad para masticar o hablar, entumecimiento de la cara, mareos o pérdida de equilibrio
  • Dolor en el oído, sensación de congestión, zumbidos (acúfenos) o secreción
  • Afectación del equilibrio, que se manifiesta con desorientación en la oscuridad o sensación de movimiento, mareos o vértigo 
  • Cefalea, afectación del sentido del gusto y debilitamiento facial 
  • En los niños, se presentan retrasos en el habla o en el desarrollo del lenguaje. También puede afectar al desarrollo motor

Problemas de la hipoacusia

De acuerdo con el informe ‘’Sordera y pérdida de la audición’’ de la OMS, cuando las personas tienen dichos síntomas pueden presentar problemas como los funcionales, sociales, económicos y emocionales.

Problemas de la hipoacusia funcionales

Los problemas de la hipoacusia a nivel funcional afectan en el día a día de la persona con pérdida auditiva. Son los problemas relacionados con la dificultad en el desarrollo del lenguaje y la relación del afectado con el entorno profesional y académico.

hipoacusia
Síntomas y problemas de la hipoacusia 1

La hipoacusia a nivel funcional afecta en el día a día de la persona con pérdida auditiva

Otros de los problemas funcionales son vértigo, cansancio, cefalea, tensión muscular, bajo rendimiento en deportes, deficiencias en la alimentación y/o sueño, aumento de la presión sanguínea, problemas estomacales y problemas sexuales.

Problemas de la hipoacusia emocionales y psicológicos

Al no poder captar correctamente los sonidos y presentar deficiencias en el lenguaje, la comunicación también se ve afectada. Como consecuencia de ello, las personas con pérdida auditiva se sienten solas y excluidas, lo que genera baja autoestima, depresión, ansiedad, estrés y frustración al no poder llevar una vida normal. 

Problemas de la hipoacusia sociales 

De la baja autoestima y frustración se generan otros problemas como los de comunicación con la pareja, amigos y familiares. La pérdida auditiva también afecta a la socialización y a las relaciones laborales.

Tipos de hipoacusia

Para entender las limitaciones que la hipoacusia ocasiona a las personas que la presentan, es importante conocer cuáles son sus tipos, ya que de éstos derivan distintos problemas, síntomas y tratamientos.

Se determina que la persona padece de hipoacusia cuando no tiene la capacidad auditiva normal, es decir, en la que el inicio de audición en ambos oídos es igual o superior a 25 dB.

Síntomas y problemas de la hipoacusia 2
Síntomas y problemas de la hipoacusia 1

Se padece hipoacusia cuando el inicio de audición se sitúa en 25 dB en ambos oídos

En este mismo sentido, las personas ‘’sordas’’ padecen una pérdida de audición profunda, es decir que oyen muy poco o nada. A menudo se comunican mediante el lenguaje de signos.

Los tipos de hipoacusia conocidos son: 

Hipoacusia reversible o pérdida auditiva conductiva

Ocurre cuando las ondas sonoras no pasan al oído interno debido a que hay una limitación en el oído externo o medio. Es causada por problemas como infecciones del oído medio (otitis media), tumores benignos (colesteatomas), tímpanos perforados, traumatismos y malformaciones del oído medio y externo. También por acumulación de líquido o crecimiento anómalo del hueso, que puede dar lugar a una hipoacusia temporal o permanente.

En la mayoría de las ocasiones tiene tratamiento que van desde audífonos, implantes auditivos, cirugías o limpiezas de oídos. 

Hipoacusia definitiva o pérdida auditiva neurosensorial

Ocurre cuando el nervio auditivo o la cóclea se debilitan por la pérdida de células ciliadas del oído, debido a esto  es imposible procesar los sonidos para que lleguen al cerebro. Entre sus causas se encuentra el envejecimiento, debido a factores genéticos o poco cuidado de la salud auditiva; golpes en la cabeza o el oído, ruido y la rubéola durante el embarazo.

No tiene cura, resulta imposible reparar o sustituir las células ciliadas del oído interno. Sin embargo, los audífonos o los implantes auditivos son de gran ayuda para quienes la padecen.

Hipoacusia súbita

Llamada también pérdida de audición súbita, o pérdida auditiva neurosensorial súbita o repentina. Aparece tras la pérdida de audición mayor a 30 dB, en menos de tres días. Generalmente, antes de que aparezca, el afectado puede presentar zumbidos o acúfenos, como uno de los síntomas. En el 2% de los casos, son afectados ambos oídos. En el 55%, es afectado el izquierdo únicamente.

Las causas de su aparición son las infecciones virales, tumores, medicamentos ototóxicos, problemas de circulación sanguínea, golpes en la cabeza o el oído que produzcan un tímpano perforado. Dependiendo de la causa, puede ser reversible o definitiva. 

Prevención de la hipoacusia 

La deficiencia auditiva provocada por factores genéticos no puede prevenirse, ya que es degenerativa. En este caso, la detección temprana en estos casos es fundamental, pues así quien la padece cumplirá un tratamiento que mejore su calidad de vida.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, la mitad de los casos de pérdida auditiva pueden prevenirse aplicando medidas de salud pública. Algunos consejos de prevención establecidos por la organización son los siguientes: 

  • Vacunar a los niños contra las enfermedades, especialmente la meningitis, el sarampión, la rubéola y la parotiditis
  • Las mujeres embarazadas deben prevenir las infecciones por citomegalovirus a través de hábitos higiénicos correctos; asimismo realizar pruebas para detectar y tratar la sífilis y otras infecciones
  • Vacunar contra la rubéola a las adolescentes y a las mujeres en edad fértil, antes del embarazo 
  • Disminuir la exposición a ruidos fuertes en el trabajo y en las actividades recreativas, con campañas de sensibilización de la población sobre los riesgos; además de fomentar la utilización de dispositivos de protección personal como los tapones para oídos y auriculares que amortiguan el ruido ambiental
  • Aplicar pruebas para la detección de otitis media a los niños
  • Prescindir del uso de algunos medicamentos con altos factores de riesgo para la audición, a menos que sea recetado y evaluado por un facultativo

Si tienes hipoacusia debes ponerte siempre en manos de especialistas de la audición. Ponte en contacto con tu centro auditivo de confianza para recibir un diagnóstico adecuado a tu problema auditivo.

Suscríbete al newsletter para estar al tanto de nuestras novedades

¿Te ha sido útil esta información?  Déjanos un comentario 👇 

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 4.5 / 5. Recuento de votos: 2

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Comparte este artículo para que podamos seguir haciendo contenido interesante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba